Descubra por qué los envases reutilizables de plástico (ERT) de IFCO son perfectos para la automatización del almacén

03/12/2018

IFCO

Compartir en redes sociales

Los envases robustos, apilables y estandarizados son los que mejor se adaptan a los sistemas automatizados, y los ERT de IFCO ofrecen estas ventajas. En un momento en el que los proveedores están adoptando la automatización para responder a las demandas de su cadena de suministro y mejorar la eficiencia logística, éstos pueden confiar en IFCO para que les ayude en este proceso.

Ni un solo resalte u orificio de los envases reutilizables de plástico (ERT) de IFCO está ahí por motivos decorativos. Cada característica responde a una necesidad técnica, y la estética del envase está subordinada a su funcionalidad. Cuando se eligen los ERT de IFCO para un sistema automatizado, los ingenieros de IFCO colaboran estrechamente con los distribuidores y los fabricantes de equipos para asegurarse de que los envases sean los adecuados para esta finalidad. «Cada esquina y cada orificio de un ERT está ahí por un motivo», explica Wolfgang Orgeldinger, CEO de IFCO. «Ya sea para proporcionar estabilidad, permitir que el envase quede apilado de manera segura o hacerlo compatible con otro producto. Puede ser una característica que permita que el ERT se desplace de manera óptima por una cinta transportadora, o para proporcionar una mejor ventilación durante la refrigeración».

Los grandes distribuidores europeos pueden llegar tener una variedad de frutas y verduras de más de 300 productos. Por este motivo, es de vital importancia escoger el ERT de IFCO más adecuado para cada producto, al mismo tiempo que nos aseguramos de que todos los envases sean compatibles con el equipo automatizado y el resto de envases que se empleen en el centro de logística. Con más de 70 tipos de ERT de IFCO, los expertos disponen de una amplia gama de envases, por ejemplo para ver qué tipo de base se desplaza mejor por los rodillos.

Y al contrario: al diseñar la automatización del almacén, los ingenieros de equipos pueden adaptar los sistemas a los envases que se van a transportar, por ejemplo ajustando la separación entre los rodillos o determinando que los envases se desplacen por las cintas transportadoras en una dirección determinada. Adaptar los sistemas a productos ya establecidos supone inevitablemente un ahorro en costes, tanto en el desarrollo como a largo plazo. Orgeldinger afirma lo siguiente: «Los sistemas de almacenamiento en altura y de recogida automática de pedidos en los centros de logística funcionan mejor con envases estandarizados, como los ERT de IFCO». Incluso una pequeña diferencia de unos milímetros en el tamaño del envase puede suponer un serio problema para un centro de logística automatizado que procesa hasta un millón de envases al mes. 

Reducción de la presión en la cadena de suministro

Se prevé que la tendencia a la automatización del almacén en la distribución de productos hortofrutícolas se incremente en los próximos años. Muchos de los mayores distribuidores de los países europeos, incluyendo Suiza, Francia y Finlandia, con sus mercados laborales altamente regulados y caros, se apoyan en la automatización, y otros agentes del mercado están empezando a tener en cuenta esta opción. Al instalar estos sistemas, los distribuidores facilitan la extenuante labor de levantar, cargar por niveles y apilar los envases. La normativa laboral solo permite que se levante una cierta cantidad de peso durante un solo turno. Las unidades de venta de ciertos productos, como las naranjas de España, pesan normalmente unos 20 kg, más el envase. Sin embargo, las regulaciones pueden limitar el peso de una carga individual levantada a mano a 15 kg. Aunque esto es lo adecuado desde el punto de vista de la salud de los trabajadores, deja a los distribuidores con pocas alternativas que no sean la automatización total o parcial de su logística. «La automatización del almacén ofrece una solución a las cambiantes demandas de la cadena de producción de los productos frescos», añade Orgeldinger.  

La fascinante precisión de la automatización

Cuando los productores envasan las frutas y verduras en envases reutilizables de plástico de IFCO, se reduce la manipulación a lo largo de toda la cadena de suministro, y se facilita en gran medida la aplicación de procesos automáticos en el centro de logística. ¿Qué ocurre dentro de un centro de logística automatizado? Los palés con productos frescos y hortofrutícolas llegan al centro de logística desde todas partes, apilados en ERT de IFCO.

  

Los palés pasan entonces al mecanismo de alimentación, donde el sistema automático lee los códigos de barras. Este registra que cada unidad de venta (una caja de manzanas, por ejemplo) pertenece a un envío determinado. También identifica cada ERT de IFCO por sus medidas. 

Una vez dentro del centro de logística, los productos hortofrutícolas se almacenan en almacenes refrigerados, a una temperatura poco agradable para los trabajadores que pueden pasar varias horas seguidas en su interior. La humedad es necesaria para los productos frescos, pero desapacible para las personas. La reducción del tiempo que los trabajadores deben pasar expuestos a estas condiciones de trabajo indeseables es otro de los motivos para introducir la automatización. Estas condiciones de frío y humedad también pueden ser demasiado extremas para los envases de un solo uso. Estos pueden absorber la humedad y perder su forma, o podrían ver sus dimensiones ligeramente modificadas. Como el sistema automatizado no deja de escanear el envase durante su manipulación y almacenaje, éste ya no reconocería una caja de un solo uso previamente identificada. Orgeldinger explica que los ERT de IFCO mantienen su forma, porque están hechos de polipropileno, que es robusto y resistente a la humedad. 

A medida que la mercancía se desplaza por el almacén, los robots y las cintas transportadoras organizan las unidades de venta. En este punto, la estructura de la parte inferior de los envases reutilizables de plástico de IFCO garantiza que estos se muevan sin dificultad por los rodillos o las cintas transportadoras. Una vez separadas las unidades de venta, cada ERT de IFCO se desplaza en su propia bandeja de plástico a una ubicación específica del sistema de almacenamiento elevado. De esta manera, las unidades de venta se identifican tanto por la fecha en la que entran en el sistema como por su ubicación en las estanterías de almacenamiento. Hacer pedidos y llevar las unidades de ventas específicas en ERT de IFCO hasta la salida se convierte en un proceso rápido, rentable y preciso. El uso de un gran porcentaje de ERT de IFCO también supone una reducción de los desechos procedentes de envases. Sin embargo, aún quedan ciertos retos por superar. 

La próxima generación

Una vez determinadas las dimensiones estándar del envase, estas deben ser coherentes para garantizar el correcto funcionamiento de los sistemas automatizados. Incluso el más ligero cambio de color, forma o material entre las generaciones de productos puede hacer necesario volver a calibrar las máquinas. Adaptar un sistema automatizado a un nuevo envase es costoso. «Lleva mucho tiempo desarrollar nuevos envases, no solo debido a la propia optimización del producto, sino también porque deben ser compatibles con las aplicaciones ya existentes», dice Orgeldinger. 

Este alto nivel de compatibilidad y estandarización de los productos de los ERT de IFCO se hace patente en nuestros casi 1500 millones de envíos de productos hortofrutícolas a más de 50 países de todo el mundo. Al desarrollar soluciones para las demandas de las cadena de suministro, las empresas de automatización, los expertos en cadenas de suministro y los distribuidores confían en IFCO, el líder en envases ERT a nivel mundial, para su asistencia técnica y comercial continua. En un momento en el que los distribuidores se preparan para afrontar los retos del futuro, la automatización del almacén en mayor o menor grado será inevitable.Y los envases reutilizables de plástico de IFCO pueden ayudar a agilizar la adopción de la automatización.